Eres feliz, aunque no lo sepas. (felicidad I)

Las mujeres y los hombres valoramos de forma diferente la felicidad pero, en cualquier caso, somos más felices de lo que pensamos

Resultado de imagen de felicidad

Está demostrado que la consecución de la felicidad es distinta para los hombres que para las mujeres.

Para ellos, la felicidad está asociada directamente al éxito profesional, generalmente.

Sin embargo, las mujeres se sienten felices cuando encuentran equilibrio en todas los aspectos de su vida: profesional, familiar, de ocio…

Valorar las pequeñas cosas

«Vivimos en un mundo materialista y, en muchas ocasiones, reina la creencia de que la felicidad es mayor cuanto más se tiene. Sin embargo, la crisis ha ayudado a muchas personas a sentirse felices por tener un trabajo, pagar la hipoteca, poder irse de vacaciones…, algo que antes no valoraban de la misma manera.

Igualmente, se ha dado un paso al conceder mayor importancia “a lo pequeño”, a valorar el presente: un paseo, una comida, una buena conversación… Es decir, a dejarse llevar por lo que siento hoy y no tanto por el futuro. El cerebro no entiende el futuro, le crea incertidumbre y le aterra, lo que paraliza el cuerpo y no nos deja vivir tranquilos el presente».

Nuestro cuerpo es capaz de transmitirnos señales de que somos felices, aunque no reparemos ni nos demos cuenta de ello.

Estas son algunas de ellas:

1.Eres fiel a ti mismo. Cuidas la relación que mantienes contigo. No sientes tensión.

2.Tus músculos faciales están relajados y sus movimientos son fluidos. Sonríes con autenticidad y tu mirada brilla.

3. Pones atención a tu cuerpo. Tu sistema inmunológico está determinado por tu actitud emocional. Confías y te quieres. Tu salud te lo agradece.

4. Tu mente permanece en silencio. tienes la mente y el corazón en paz. Expresas acciones y pensamientos pacíficos.

5. Te sientes responsable de lo que piensas y sientes en cada momento. Atraes personas y fomentas situaciones positivas.

6. Aceptas las situaciones con serenidad. Eres capaz de pensar con claridad y tomas mejores decisiones.

7. Vives el presente. Disfrutas las cosas al instante. No te empeñas en cambiar el pasado. Ni siquiera el presente. Recuperas por tanto la paz y serenidad.

8. Tu respiración es lenta y completa y el corazón late más lento de lo normal. Sentimos lo que respiramos y respiramos lo que sentimos.

9. Tu cuerpo entero y tus músculos están relajados. El movimiento de tu cuerpo es suave y su posición abierta.

10. Te sientes responsable y protagonista de tu felicidad. Nadie puede enfadarte, distraerte o quitarte tu energía.

Artículo basado en Silvia Escribano. Fotos de google.

Quizás intuías que ¡eres feliz! Nos alegra desde inmocrea haberlo confirmado. Saludos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s